Cargando contenido

Tribuna de Actualidad


2007
21
Dic

¡Próspera Defensa de la Familia!

Como anticipo de la Nochevieja, Rouco Varela ha convocado a los católicos españoles para defender el modelo de familia tradicional. Como si hiciera falta hacerlo…

Por Javier Martinez


¡Compártelo!




No hay mejor forma de terminar el año que defendiendo a la familia, esa, para algunos, especie en peligro de extinción. Este año, la fiesta no estará en la Puerta del Sol la noche del 31. Por si alguien no se ha enterado, se adelanta un día y se ha pasado a la también madrileña Plaza de Colón. Hay otra modificación más: no se celebra la Nochevieja, el motivo de la reunión es la defensa a ultranza del modelo de familia cristiana, previa convocatoria del cardenal-arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela.

Y yo me pregunto, ¿qué sentido tiene defender algo que no es atacado? Me da mucha risa cuando oigo por ahí que el hecho de que los gays nos podamos casar pone en peligro a la familia. ¿A la familia de quién? Porque la mía, en concreto, no ha cambiado en nada desde que le di un portazo al armario.

Está prevista la asistencia de todos los cardenales españoles, así como de decenas de obispos. Hasta van a fletar autobuses y todo para que los que se sienten amenazados puedan ir a la capital para protestar, con sus conejos sobrantes de la cena de Nochebuena en una fiambrera, claro está. Como si lo estuviera viendo, ya imagino los cánticos durante el viaje: “¡Qué buenos son los padres salesianos, qué buenos son que nos llevan de excursión!”.

Y luego a gritar bien alto, que así es como se defiende a la familia. ¡Qué bonita la Navidad! Sin duda, es la mejor época del año para defenderla, teniendo en cuenta que los gays salen de Chueca y de los demás barrios de ambiente nacionales, para regresar al núcleo familiar a tocar la zambomba y a comer turrón. Sin duda, una amenaza de las grandes.

Quizás, ninguno de los señores católicos que alzará su voz el próximo 30 de diciembre se ha parado a pensar en la cantidad de familias rotas a causa de la homofobia; en los muchos homosexuales, lesbianas, transexuales y bisexuales, cuya única opción, en el mejor de los casos, es sentarse a la mesa disfrazado de algo que no es; o, simplemente, en aquellos que dejaron de ser hijos, hermanos y nietos por culpa de una realidad que no han escogido ellos.

Tengo la sensación de que más que defender a la familia, lo que hay que defender es la tolerancia. La familia está a salvo. De hecho, lo que los gays queremos es poder formar la nuestra propia. O, mejor dicho, queremos el derecho a poder querer formarla. Lo mejor de todo es que esos derechos ya son nuestros. Al menos, en España.

Feliz Navidad para todos y próspera Defensa de la Familia.



Fotos

¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.