Cargando contenido

Tribuna de Actualidad


2007
21
Dic

La homofobia (segunda parte)

En este apartado se continua con la reflexión de la definición de la homosexualidad, sus connotaciones patológicas y el impacto colectivo que se produce.

Por Fernando González


¡Compártelo!




Este artículo es la segunda parte de una serie de documentos que abordan la temática de la homofobia. En la primera parte se revisó la definición obtenida por la enciclopedia electrónica Wikipedia (2007). Además de la información cultivada, se dio un repaso a la significación de “Homo” como prefijo y como vocablo, por lo tanto, se concluyó que la homofobia se podría enunciar como un miedo irracional a las relaciones entre iguales. Pero, ¿en qué punto se imprime la violencia?, ¿en qué momento se relaciona dichas vinculaciones interpersonales con los actos sexuales entre personas del mismo sexo?. Pero lo más importante como se mencionó en el artículo anterior, ¿Qué pesa más: lo cultural o lo endógeno?.

Continuando con la información anterior, la Real Academia de la Lengua Española (2001) define esta problemática como un aborrecimiento con carácter de obesivo hacia los homosexuales. Algunos teóricos están en desacuerdo con el uso de la palabra fobia, pues se ha palpado una ira, más que un temor hacia la diversidad sexual. Sin embargo las opiniones convergen en el prejuicio sexual que se ejerce, estigmatización cultural, y ritual muy similar al del racismo y otras variedades de violencia a nivel social.

Según la retórica de la literatura sobre la psicopatología, la reacción fóbica se traduce como un intento de reducir tensión y ansiedad, y aunque pueda considerarse mayormente madura por utilizar mecanismos de defensa psicológicos más complejos que las reacciones de ansiedad, este displacer se convierte en una clara aversión, pues se expresa abiertamente la vivencia interior. Se cristaliza el malestar en un contexto ambiental, animal, daño, situacional (aviones, ascensores, etc.) y otros tipos. Si hiciésemos caso a la primera aportación expuesta, se observa la palabra obsesivo, es decir pensamiento o imagen recurrente, que persiste, lo cual es inadecuada y genera malestar en la persona que la experimenta, tiene por objetivo prohibir la realización de algo prohibido, negar permisos o protegerse de ellos y autocastigarse por el supuesto goce de ese acto o pensamiento deseado. ¿Pero, qué sucede cuando las personas censuran a un individuo simplemente por utilizar ciertos rasgos que se atribuyen al género contrario?, o ¿Cuándo son malinterpretados los hechos que suceden entre dos personas del mismo sexo a los cuales se etiqueta como “maricones”?, incluso ¿qué eventos acontecen para facilitar la reacción extrema que atenta contra la vida y dignidad de aquellos que ya sea abierta o encubierta viven su sexualidad de esta forma?.

La identidad, es un conjunto de rasgos peculiares de una persona que la hacen diferente de las demás, así como un elemento que le permite diferenciarse de aquello que es propio y lo que no es propio, por lo tanto persigue metas, objetivos, ideales y gustos que caracterizan a dicha persona. Entonces la hetero y la homosexualidad serían parte de esa identidad, pues es un resultado elaborado por años de experiencia emocional y de transformación producto del desarrollo físico – psicológico y social, por ello es que la identidad es un constructo complejo y multidimensional.

Así que quienes no están seguros de su elección sexual, en muchos casos, reaccionan de manera ansiógena, culpígena y poco adecuada a aquello que realmente se desea. Cuando la identidad no se encuentra sólida, y además acontecen situaciones ambientales que alteran el juicio y percepción psicológica del sujeto en cuestión, la agresividad se precipita. Muchas veces se busca reafirmar una idea cuyo fundamento es débil y así se brinda una falsa sensación de control y poder sobre sí mismo. Sin embargo, este poder muchas veces se vierte enteramente sobre los fenómenos del No Yo, o sea el medio circundante. Recordar que la agresión es el sustrato de la violencia.

La presencia de amor y agresión siempre están condicionadas en las relaciones humanas, incluso pueden aparecer en estas vinculaciones y neutralizarse. Los nexos de amistad entre personas del mismo sexo están unidas por la afinidad existente entre ambas partes, lo cual no genera ningún conflicto pues es un elemento social e históricamente aprobado. Sin embargo, la homosexualidad contradice varias ideologías y marcos culturales que afectan la idiosincrasia colectiva, la idea de la no procreación y el rompimiento del esquema tradicional de vida sexual es vista como un acto corrupto, pues la búsqueda de satisfacción en áreas no genitales lo torna proclive a enjuiciarlo como “perverso”, aún en esta época cuando las parejas homo y heterosexuales buscan mayor información y educación sexual para aumentar una vida plena y gratificante, ya que la sexualidad es una de las piedras base de la vida de pareja. Vuelta a lo mismo, cuando las sociedades no han realizado un proceso de memoria histórica, reflexión, introspección, unidad de las minorías con las mayorías, defensa de la igualdad y definición del presente y futuro, la homosexualidad es y seguirá siendo un “pendiente” nunca resuelto para las débiles estructuras psicosociales.

La homofobia es un ejercicio violento de amplia gama conductual: insultar, mofar (violencia verbal), manipular, extorsionar, evidenciar, obligar a alguien a verbalizar su orientación, rechazo, terrorismo (violencia emocional), acosar y abusar sexualmente (violencia sexual), golpear, torturar, buscar la degradación física (violencia física) y despido del trabajo (violencia económica). Muchos de estos actos son permitidos por instituciones y ámbitos culturales donde la expresión del afecto entre hombre y mujer debe ser la única, aunque esta última pueda estar a merced y disposición opresora del primero. Por lo tanto, a consideración del autor y en búsqueda de la reflexión del lector, se cree conveniente concluir que en la homofobia no existen casos puros de concentración puramente psíquica o puramente cultural, ambos se complementan y se ensamblan de modo que este acto puede ser aprobado implícitamente, así este no oficialismo puede ser tan poderoso que aplasta leyes, normas éticas y valores personales.



http://es.wikipedia.org/wiki/Homofobia

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=homofobia



¿Te ha resultado interesante?

Los documentos que marques como interesantes quedarán guardados en tus Favoritos. ¡No te pierdas lo que más te interesa y tenlo siempre a mano!


0
 
0

Tu opinión importa

Escribe tu opinión

Para poder comentar este artículo tienes que identificarte como usuario del portal. Si aún no estás registrado puedes crear tu cuenta gratis en menos de un minuto.